El Modelo TPACK

En un post anterior de nuestro blog, titulado “El reto de la implantación tecnológica en los centros educativos”, tratamos sobre la problemática que supone la entrada de las nuevas tecnologías en la aulas. Uno de los principales retos es el papel que los profesores desempeñan en este cambio.

Los profesionales de la Educación ya saben qué enseñar y cómo enseñarlo; pero ahora, con la entrada masiva de las nuevas tecnologías, ese conocimiento se hace mucho más complejo, ya que aparece un elemento más: el tecnológico. Este incluye, a su vez, muchas variables:

· Comprender el lugar de las TIC en la vida cotidiana, el trabajo y el aprendizaje.

· Dominar nuevas habilidades (buscar, seleccionar, curar, compartir, producir contenidos).

· Conocer herramientas y entornos digitales para la Educación.

· Dominar los nuevos dispositivos físicos (móviles, tablets, ordenadores, Chromebooks, PDI, etc)

¿Y cómo integrar el conocimiento disciplinar (qué enseñar), el conocimiento pedagógico (cómo enseñar) y el conocimiento tecnológico? Es en este complejo escenario donde entra el modelo TPACK (Technological Pedagogical Content Knowledge)

Desde este modelo se subraya la necesidad de no pensar en la tecnología como un “adorno” al conocimiento pedagógico y disciplinar. El integrar las TIC en nuestras aulas no solo supone conocer las herramientas, sino también darle una vuelta de tuerca a nuestras prácticas, revisar y darles un nuevo significado a los conocimientos pedagógicos y disciplinares cuando incluimos las nuevas tecnologías.

El docente actual que sea capaz de integrar estos tres conocimientos representa un perfil distinto al de un especialista disciplinar (un matemático o un historiador), o de un profesional de la tecnología (un ingeniero de sistemas) o de un experto en pedagogía (un diplomado en Educación).